sábado, 26 de enero de 2013

Miles de millones vuelven al BCE

A finales de este mes de enero se abre el primer periodo que tienen los bancos europeos para devolver el primer programa de liquidez a largo plazo que el BCE suministró a las entidades financieras. La LTRO ( Long Term Refinancing Operations ) efectuada en diciembre de 2011 inyectó a la banca europea 489.200 millones de € a un plazo máximo de 3 años y con un interés del 1 %.

El BCE ha anunciado que 278 bancos devolverán 137.000 millones de € de este primer programa el día 30 de enero. Posteriormente, en febrero, se posibilitará la devolución del segundo programa LTRO que facilitó el BCE por un importe de 530.000 millones de €.

En estas últimas fechas, bancos y grandes empresas, han podido realizar emisiones de deuda en los mercados, algo que parece indicar su apertura. Así, aunque el coste de financiación es mayor en las recientes emisiones de deuda que el proporcionado por el BCE, muchas entidades optan por efectuar la devolución antes de tiempo para demostrar su solvencia y disipar las posibles dudas respecto a su solidez.

Como operación financiera es un mal negocio pero se apuesta por el futuro y por distanciarse de las entidades que han lastrado la reputación del sistema financiero, en el caso de España las nacionalizadas. Así, BBVA que en su momento tomó 22.000 millones de € tiene previsto devolver una parte sustancial de esta cantidad, Banco Sabadell devolverá 1.500 millones de los 24.000 que debe, Bankinter también entregará unos 1.400 millones de los 9.500 que adeuda.

Por su parte y aunque no se ha especificado la cantidad, tanto Santander como Caixabank también tienen previsto anticipar parte del préstamo. En total , la banca española adeuda aproximadamente 300.000 millones de € al BCE por los dos LTRO, cerca de una tercera parte del total europeo.

En el caso de Bankia, NCG Banco y Catalunya Banc, no existe ninguna prisa por devolver los fondos al BCE, según publicó Reuters recientemente. La situación de estas entidades resulta muy complicada, los mercados siguen cerrados para ellas y sus calificaciones crediticias ahuyentan a cualquier inversor. Así, prefieren esperar al vencimiento ya que el futuro sigue siendo poco esperanzador, lo que representa una mayor estigmatización y acrecienta su debilidad respecto a sus competidores.

En cualquier caso, resulta muy preocupante que esta cantidad de millones de € no revierta en la economía real. Con más de 55.000 millones de € inyectados a la banca nacional en dificultades, con la excusa de reactivar el crédito, la realidad es que el dinero no fluye. Se cuestiona desde las entidades la escasez de demanda de “crédito solvente”, pero es que sin estabilidad laboral y con un país en depresión, ha dejado de existir este concepto. Es más, una cosa lleva a la otra y se retroalimentan, impidiendo cualquier recuperación.

Al final, no sirve de nada que los mercados financieros se empiecen a recuperar ya que no revierte de ninguna forma en la economía real. Todo este tinglado solo ha servido para que los acreedores cobren sus préstamos, con los correspondientes intereses. Respecto a la economía real, 6 millones de parados ( 26 % de la población activa ), recortes de servicios fundamentales y derechos, y un futuro “low cost”.

Fuentes: online.wsj.com , www.reuters.com



1 comentario:

  1. sitema chino pata todos !! es la

    globalización !!

    ResponderEliminar